Beauty Natural para tus pies

brina recortada

Después de un día extenuante, de esos de mucho calor en la ciudad de la furia, volvía a mi “Home, sweet home”… En una mano Agustín, que ni fuerzas para llorar tenía (tiene un añito y medio y aún habla muy poco) y en la otra esa suerte de “baúl cartera” que las mamás acarreamos con todos los “por las dudas” (seguramente si buscan en la mía encuentren hasta una agujereadora de pared). Una vez llegados, el niño ya bañado y dormido, me desplomé en una silla y pensaba (o sentía, mejor dicho) un cansancio enorme y algo me pesaba… ¿qué?  Hasta que lo comprendí… ¡¡LOS PIES!!

Claro, ¡casi no los registramos! Como si nosotros levitáramos en vez de caminar. ¿Pensaste alguna vez que los pies soportan el peso de todo el cuerpo? Nos ayudan como punto de anclaje para traccionar lo que fuere, como, por ejemplo, ¡mi “baúl cartera”!

Entonces, es lógico que la frase “vengo con los pies reventados” sea prácticamente real.

Inmediatamente, previa reverencia y agradecimiento por estar el niño aún dormido, decidí realizarme una suerte de BEAUTY NATURAL DE MIS PIES (¡si, las mamás podemos criar niños y, también, cuidarnos y mimarnos los pies!).

No sólo podría ser REPARADOR, sino que, además, podría ser EMBELLECEDOR. Soy amante de las sandalias y no hay nada más lindo que tener los pies “arregladitos”.

 

Aquí el paso a paso

 

  • Baño de pies (algunos lo llaman “pediluvio”, a mi siempre me sonó raro. Jeje!).

Si tenés eso que las abuelitas llamaban “Palangana” es un golazo. Sino buscá algún recipiente grande donde entren tus piecitos, algunos baldes son bastante amplios.

LLenalo con agua tibia por arriba de los tobillos aproximadamente.

Incorporá unas 16 gotas, en total, de aceites esenciales. Aquí te cuento cuáles son los mejores y vos podés usar todos, uno o dos.

Aceite esencial de Menta: Ideal para pies y piernas cansadas, refresca y fomenta la circulación.

Aceite esencial de Lavanda: Un excelente relajante.

Aceite esencial de Citronella: Muchos lo usan para pies sudorosos.

Sumergí los pies y cerrá los ojos unos minutos (5/10 minutos). ¡Qué placer! (hacelo y después me contás qué sentiste!).

  • Pedicuría

En esta parte no creo que necesites indicaciones. Lo que solemos practicarnos según gustos: Tijerita, alicate, lima y la infaltable “piedra pomes”, en mi caso. No olvides ser lo más respetuosa posible con tus pies, no te ensañes con las cutículas. Siempre recomiendo que tan sólo las ablanden con manteca de Karité o aceite puro de Argán, son los mejores para esto porque hidratan, ablandan y nutren. Después sólo las descienden un poco, dándoles una forma agradable y sin forzarlas (ya sé que lo ideal sería un videíto, pero hoy contamos con este formato ¡jeje!).

  • Nutrición

Sumergís nuevamente tus piecitos, los secás y practicás un masaje con Manteca de Karité, sobretodo sobre las durezas porque tiene la capacidad de ablandarlas. En este caso, no olvides usar la piedra pomes en el paso anterior (y nuevamente: ¡sé amable!). De esta manera, retirás las capas de células muertas y después con la manteca de Karité suavizás e hidratás la dureza.

Estas prácticas no llevan más 20 minutos y son un verdadero placer. Animate e incorporalo a tu rutina!

Abril002

 

 

Por Abril Preatoni (*)

 

(*) Soy médica, amante y estudiosa  de la Fitomedicina . Orgullosamente formo parte de Sabe La Tierra desde hace 6 años como Desarrollista de Dumitié Cosmética, un emprendimiento cosmético que crea pequeños tesoros con extractos de plantas, semillas y frutos.

Estoy convencida de que sólo volviendo a observar la naturaleza y sabiéndonos parte de ella, vamos a lograr volver al equilibrio físico, mental y social; que no es más que la definición de SALUD.

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

www.scriptsell.netwww.freepiratemovie.com