ACTIVIDAD FISICA: hoy la salvación del hombre

bicicleta

 

OPTIMIZA NUESTRA SALUD Y NO HAY MEDICACIÓN QUE IGUALE SUS BENEFICIOS EN EL TRATAMIENTO DE ENFERMEDADES DE LA MODERNIDAD.

 

Hoy nos toca abordar un tema tan importante como el hábito que cada uno de nosotros deberíamos tener cada día de nuestras vidas. ¿Suena fuerte?… Pero es asi!!!

Imaginemos por unos minutos a nuestros ancestros nómadas recorriendo diariamente grandes distancias en búsqueda de refugio y comida. ¿Se parece en algo su nivel de actividad con el nuestro? No.

 El sedentarismo es el hábito cultural más peligroso que hemos ido adquiriendo desde nuestro asentamiento y la siembra en espacios limitados, y que hoy  se exacerba cada vez más con cada nueva tecnología para la comodidad y el confort, y con cada nueva forma de la industria alimentaria para lograr que los alimentos que nos venden sean 100% disponibles a cada segundo.

En la consulta nutricional soy muy insistente con este tema, hasta el hartazgo para serles sincera, pero estoy convencida por la experiencia personal y de la gente que acude al consultorio, que la práctica de ejercicio físico para el fitness (actividad física regular, pautada, adaptada a nosotros, que tiene por objetivo global mejorar nuestra aptitud física y resistencia orgánica general) es un pilar fundamental. El ejercicio físico da resultados aún más inmediatos y mucho más completos que sólo el seguimiento estricto de un plan dietoterápico en el tratamiento de enfermedades metabólicas como prediabetes, diabetes, colesterol malo y/o triglicéridos altos, colesterol bueno bajo, hipertensión, obesidad, y cualquier tipo de enfermedad cardiovascular.fitness

Cuando pensamos en la actividad física, en lo primero que pensamos es en la mejora de la condición física, y es cierto que directamente mejora nuestras aptitudes físicas: fuerza, potencia y resistencia, además de cambiar positivamente nuestra composición corporal (más porcentaje muscular y menos porcentaje graso) y de ser protagonista en la quema de grasas. Pero además de este importante componente, tenemos otros dos que son fundamentales también. Estos son la prevención de enfermedades y la mejora de la salud y el bienestar en general: mejor calidad de vida, que al fin y al cabo es lo que nos permite ser más felices.

Sobre este último punto, el de la estimulación cognitiva, la actividad física regular actúa  indirectamente optimizando las funciones mentales y la memoria, nos da una sensación  inmejorable de bienestar por una liberación explosiva y constante de endorfinas en nuestro cuerpo. Además aumenta nuestros pensamientos positivos y sensación de optimismo, mejora nuestra autoestima, nos permite conectar con nuestra corporeidad y amigarnos o incluso familiarizarnos con nuestro cuerpo. Y disminuye la ansiedad, el estrés y la depresión… ¿Panacea o no?

Indirectamente mencionamos anteriormente que el ejercicio físico actúa previniendo enfermedades de todo tipo ya que mejora nuestro sistema inmunitario, aumenta nuestra esperanza de vida y actúa directamente en la prevención de enfermedades metabólicas propias de la modernidad.

Desarrollaremos brevemente sobre este punto.

En personas hipertensas, la actividad física aumenta la tensión arterial durante la actividad pero inmediatamente que finaliza la misma, la tensión arterial disminuye a valores menores que en su inicio. A su vez indirectamente, la actividad física logra un descenso de peso, y es estudiado que un kg de descenso ponderal, disminuye 10 mm de hg la tensión arterial, lo que disminuiría un 30% el riesgo cardiovascular en una mujer y un 10% el riesgo cardiovascular en un hombre. Respecto a esta alteración, es importante mencionar que la práctica regular de actividad física estimula  una mayor eficiencia a nuestro sistema circulatorio, dilata nuestras arterias para una mayor llegada de oxígeno a músculos y tejidos,  y optimiza el intercambio gaseoso entre capilares y alveolos. El cuidado a tener en personas que padecen de hipertensión es evitar hacer ejercicios isométricos: o sea el trabajo de musculación con pesas en este tipo de patologías es desaconsejado. De todas maneras yo siempre recomiendo que la prescripción física debe hacerse consciente y responsablemente  por alguien que este correctamente capacitado.

En personas con sobrepeso u obesidad la actividad física aeróbica regular, que nos agrade, adaptada a nosotros, a nuestro ritmo, nos permite ver cambios más inmediatos en la composición corporal, en el espejo y en la balanza. El ejercicio regular acelera nuestro metabolismo basal, o sea aumenta nuestro gasto energético diario para mantener nuestras funciones vitales básicas. Luego de hacer una actividad, el cuerpo sigue consumiendo energía por 2 días completos para reponer las perdidas, además de que cuesta mucho más mantener el músculo que la grasa. Por eso es que en los momentos de reposo, igualmente gastaremos más energía que si no hiciéramos actividad. Al ver cambios más inmediatos, nuestro ánimo mejora y la motivación aumenta porque creemos que sí podemos!!!.  A su vez, un plan de actividad física regular nos permite ser más flexibles con el plan alimentario, ser menos restrictivos y poder variar nuestra alimentación.

En personas que tienen los lípidos en sangre alterados, la actividad física puede lograr lo que ningún medicamento ha logrado hasta ahora: aumentar el valor de colesterol HDL (colesterol bueno) quien es un marcador clave de pronóstico a futuro, un valor alto es protector de riesgo cardiovascular, y su relación con el colesterol total es mucho más importante como pronóstico de riesgo a futuro que tomando aisladamente el valor de colesterol total o LDL (colesterol malo). La actividad física también genera cambios notorios en los valores de colesterol malo (LDL) y triglicéridos, ambos descienden significativamente en pocas semanas de iniciada la práctica de ejercicio para el fitness.

En personas que tienen los valores de glucemia alterados, resistencia a la insulina o padecen de diabetes, la actividad física regular genera una disminución en los valores de glucosa en sangre y una respuesta mucho más eficiente a la insulina, lo que se traduce en una mejor regulación general de las curvas de glucosa en sangre y un menor riesgo de trastornos asociados a la diabetes a futuro.

Para finalizar: ¿Cuánto tiempo y qué tipo de actividad física tenemos que hacer para lograr cambios? Esta respuesta va a depender de cada persona, no olvidemos que la actividad física debe ser adaptada a nosotros y debe ser de nuestro agrado. A modo general podemos decir que 45 minutos a una hora diariamente es lo ideal. La actividad debe ser aeróbica, completa y global, donde Luciana foto 3se muevan grandes grupos musculares, por ejemplo podemos mencionar caminata, bicicleta, cinta, escalador  o trote. Para personas con problemas articulares puede ser mejor la natación. Lo ideal siempre es al aire libre, ya que se estimula un mayor gasto energético y a su vez los beneficios respecto al bienestar y las sensaciones mentales agradables son mayores.

Espero que hayan disfrutado de leer esta nota sobre salud, tanto como yo de compartirla con ustedes. Los dejo así se abrigan y salen a disfrutar de una activa caminata al aire libre!

Gracias y un cariño enorme a los lectores de “Sabe la Tierra”!!!

 

Por la Lic. Luciana González Ramell, exclusivo para SAbe la Tierra (*)

(*) Soy Luciana González Ramella, tengo 31 años y dos hijos (un niño de 3 años y una niña de 7 meses). Vivo en Necochea, provincia de Buenos Aires. Soy Nutricionista (UBA) y Promotora en Salud, Alimentación y Actividad Física, abocada fuertemente a la Salud Pública y dentro de esta gran rama, me considero una activista medioambiental que lucha por una alimentación sana, justa y propia, y por la soberanía alimentaria de nuestros pueblos latinoamericanos. Creo que hay una ciencia que no está siendo escuchada por gran parte de los profesionales de la salud ni por las universidades públicas y privadas, que nos habla del gran conflicto de disociar al hombre de la naturaleza y de querer gobernarla a nuestro antojo. Creo en que volver a escuchar la tierra, volver a pensar a nuestros alimentos como derechos que nos sanan, y no como mercancías que nos gobiernan, es la base del cambio de paradigma que tanto necesitamos como seres humanos para evolucionar y frenar la crisis global que nos toca vivir hoy a nosotros y mañana a nuestras futuras generaciones. Gracias Sabe la Tierra por tu existencia y por dejarme ser parte de ella!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

www.scriptsell.netwww.freepiratemovie.com